Y el sol parecía ausentarse en una jornada histórica

Share

Pero no fue así. Al atardecer del sábado y ante más de 100 mil personas congregadas en el Zócalo de la capital de la República, el presidente Andrés Manuel López Obrador, se comprometió a impulsar la generación de energía limpia a través de fuentes renovables.

Esta es una de las tareas en las que su gobierno habrá de trabajar a partir de este uno de diciembre; uno, de los 100 objetivos, el número 73 para ser exacto, que pronunció en una ceremonia cívica excepcional: la Entrega del Bastón de Mando, que representantes de grupos indígenas y afromexicano otorgaron al presidente López Obrador.

Una ceremonia que tuvo como uno de sus propósitos fundamentales dar visibilidad política a quienes suelen ser ubicados en situaciones “invisibles”, no percibidos, cuando se trata de actos cívicos trascendentes como son las ceremonias de traspaso del poder federal.

La energía del sol y del viento, no estuvo presente en el primer discurso que pronunció en Sesión General del Congreso de la Unión, porque el primer presidente tabasqueño que tiene el país, al referirse al tema energético lo dedicó a los hidrocarburos, el sector que históricamente se le ha otorgado mayor importancia y trascendencia en la industria energética nacional.

Ahí, en el palacio de San Lázaro, no sólo se escucharon las palabras con las que el presidente calificó el modelo económico instaurado en los últimos 35 años en México: “Lo digo con realismo y sin prejuicios ideológicos: la política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública del país. Por ejemplo, la reforma energética, que nos dijeron que vendría a salvarnos solo ha significado la caída en la producción de petróleo y el aumento desmedido en los precios de las gasolinas, el gas y la electricidad”.

Y es que el tema energético fue el primero asunto económico que abordó en su discurso y hace una retrospectiva a cinco años: “En los considerandos de las leyes aprobadas en ese entonces (2013), se aseguraba que en este año (2018) íbamos a estar produciendo tres millones de barriles diarios, y la realidad es que estamos extrayendo solo un millón 763 mil barriles diarios. Es decir, 41 por ciento menos de lo estimado y con tendencia a la baja. Es tan grave el daño causado al sector energético nacional durante el neoliberalismo, que no solo somos el país petrolero que más gasolinas importa en el mundo, sino que ahora ya estamos comprando petróleo crudo para abastecer a las únicas seis refinerías que apenas sobreviven, téngase en cuenta que precisamente desde hace 40 años no se construye una nueva refinería en el país”.

Siendo el tema energético uno de los primeros en pronunciar en su discurso de toma de posesión, fue el que quizá más tiempo permaneció en las mentes de los asistentes al recinto legislativo.

Entre los invitados, representantes del grupo empresarial expresaron de forma inmediata sus opiniones de forma global en torno al tema de la energía y la visión económica recién pronunciada.

De acuerdo con el colega reportero Héctor Téllez, del periódico Milenio, y de quien tomamos su reporte publicado ayer domingo, Carlos Slim, presidente del Grupo Carso: “Son expectativas muy positivas. Genera certidumbre e invitación al trabajo y la inversión”.

También el periodista Téllez replica lo pronunciado por Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial: “La inversión energética es importante y dejó muy claro que se fortalecerá la inversión pública y privada”.

En sentido diferente se expresó Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, la COPARMEX: “El mensaje no generará tranquilidad, particularmente el hecho de que haya descartado avances en materia energética”.

Claudio X. González, presidente de Mexicanos contra la corrupción, en su cuenta de twiter: “En contra del libre mercado, en contra de la reforma energética y a favor de una visión retrógrada, estatista, intervencionista. Los mercados van a reaccionar a este maniqueísmo de manera negativa. Nos va a ir mal, muy mal. Lástima”.

Con un comentario breve, Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales, la Concamin: “Es un discurso de cambio. Lo único que pedimos es cuidar mucho la competitividad del país que es importante.

Las opiniones empresariales, importante mencionarlo, se generaron horas antes en que Andres Manuel López Obrador diera a conocer los 100 puntos, el centenar de acciones con las que iniciará su gobierno.

Sí durante su discurso de toma de posesión, el presidente López Obrador sólo pronunció datos en torno al oro negro y su trayectoria reciente, por la tarde ofreció una ligera pincelada de rayos de sol y de la fuerza del viento.

Todo está por verse: mayor producción petrolera y más MW’s de Sol y Viento.

Entrega del Bastón de Mando de los Pueblos Indígenas y de la población Afromexicana

El presidente Andrés Manuel López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller

 

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.