México: Candidatas presidenciales impulsarán la transición energética

Share

A tres días de concretarse el proceso electoral de nuestro país, el más grande de México por el número de servidores públicos que habrán de ser electos a lo largo de la República Mexicana, siendo la renovación del titular del Poder Ejecutivo Federal el de mayor trascendencia, hoy presentamos un análisis puntual sobre el sector de las energías renovables y la concepción que de esta industria tienen Claudia Sheinbaum, candidata de la coalición por los partidos Morena, Verde Ecologista y del Trabajo, y de Bertha Xóchitl Ruiz Gálvez, candidata por la colación conformada por los partidos PRI, PAN y PRD.

El texto que presentamos es de la autoría de Félix Delgado Elizundia, quien es un profesional analista de la firma internacional Wood Mackenzie dentro de su área de infraestructura y energía.

Félix se ha especializado en el mercado solar fotovoltaico de América Latina. Tiene una sólida experiencia en entornos corporativos y académicos. Antes de unirse a Wood Mackenzie en 2023, trabajó como consultor de descarbonización en la Iniciativa Climática de México, enfocándose en estrategias de mitigación climática para los sectores de energía y residuos en México.

Durante sus estudios de posgrado en Ciencias en Ecología Industrial en la Universidad Tecnológica de Delft en los Países Bajos, el analista de Wood Mackenzie realizó investigaciones exploratorias sobre futuros sistemas de energía renovable y tecnologías de energía renovable marina. Félix también tiene una licenciatura en Ingeniería Química por la Universidad Anáhuac en México.

Este es el texto íntegro de Félix Delgado, a quien agradecemos su confianza hacia este proyecto editorial pv magazine Mexico.

Félix Delgado Elizundia, Analista en energía solar fotovoltaica para América Latina en Wood Mackenzie

Plataformas presidenciales se centran en energías renovables, pero es probable que México no alcance sus metas.

Este domingo, México se dirige a las urnas para elegir a su próximo presidente. Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez, las principales contendientes, comparten un perfil técnico y ambas apoyan abiertamente la transición energética. Dada la creciente demanda de energía y la importancia estratégica de la relocalización de la capacidad de producción cerca del mercado estadounidense -nearshoring- la próxima administración debe priorizar un suministro eléctrico confiable, asequible y limpio. Esto es crucial para cumplir con los compromisos climáticos y capitalizar el interés actual de los inversionistas en el país.

2do Debate entre candidatas y candidato a la Presidencia de la República: Bertha Xóchitl Gálvez Ruiz de los partidos PRI, PAN y PRD; Claudia Sheinbaum Pardo, de los partidos Morena, Verde Ecologista y del Trabajo, y Jorge Álvarez Máynez del Partido Movimiento Ciudadano. Captura de video producción del Instituto Nacional Electoral. Captura de video, producción de CEPROPIE

Candidatos priorizan la energía renovable, pero sus estrategias difieren

Claudia Sheinbaum planea continuar con las políticas de su predecesor, favoreciendo un enfoque energético centralizado y liderado por el Estado. Su objetivo es mantener la participación del 54 por ciento de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en la generación de electricidad. Permitiendo cierta participación privada, pero sin debilitar deliberadamente a la CFE. No obstante, difiere de la política del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al priorizar el desarrollo de energías renovables.

Sheinbaum presentó un plan de inversión de 13.6 mil millones en generación eléctrica para 2030. El plan considera la adición de 13.6 GW de capacidad, que incluye las siguientes fases de la planta solar de Puerto Peñasco, así como capacidad adicional eólica y fotovoltaica. De la misma manera, se comprometió a construir 3,850 km de líneas de transmisión y completar 41 proyectos de redes de distribución. Además, su equipo está trabajando en un plan nacional energético hasta 2050, alineado con objetivos climáticos internacionales.

En contraste, Xóchitl Gálvez promete restablecer el marco legal de la Reforma Energética de 2013, buscando fomentar inversiones privadas. Propone reemitir permisos de generación restringidos por la administración actual y restablecer subastas energéticas con el objetivo de al menos 100 proyectos renovables. Igualmente, aboga a que México se comprometa a alcanzar emisiones netas cero para 2050.

Como parte de su plan de infraestructura, busca un sector energético descentralizado, denominado “federalismo energético”, que permita a cada estado contribuir a la política energética nacional. En esta línea, Gálvez planea regionalizar el desarrollo de energías renovables, centrándose en energía solar o eólica según las ventajas geográficas de los estados. Además, propone reorientar el papel de la CFE en el mercado, centrándose en expandir y modernizar la red de transmisión nacional para permitir la integración de energías renovables.

Generación Distribuida en México. Techos Solares. Imagen de archivo de Pera Energías

Generación distribuida fundamental para los sectores comercial e industrial

A pesar de que las políticas actuales limitaron el desarrollo de las energías renovables a gran escala, la generación distribuida (GD) en México experimentó un crecimiento considerable.

Entre 2018 y 2023, la GD aumentó de 692 MW a 3,362 MW. Esto se debe a la reducción de costos de la energía solar fotovoltaica y una política de medición neta favorable, a pesar del límite de capacidad de GD relativamente bajo de 0.5 MW. Sin embargo, este límite ha generado debate. Algunos actores de la industria abogan por aumentarlo, mientras que otros temen que cause rápida congestión en los circuitos de distribución.

Gálvez propone aumentar el límite de capacidad del generador exento a 10 MW, lo que solo requiere enmendar la Ley de la Industria Eléctrica (LIE). Sin embargo, en la práctica, ajustar el marco regulatorio puede resultar complejo, ya que está específicamente adaptado al límite de 0.5 MW en lugar de la definición más amplia de generadores exentos. Por lo tanto, sería necesario ajustar todo el marco regulatorio actual de GD o crear uno nuevo para plantas con capacidades entre 0.5 MW y 10 MW.

Mientras tanto, Sheinbaum planea fomentar la generación privada de energía a través del esquema de autoabasto, otorgando rápidamente permisos para proyectos renovables. Este esquema permite a personas físicas o morales generar electricidad para su propio consumo y no está restringido por la capacidad del proyecto. Sin embargo, aquellos proyectos que excedan el límite actual de 0.5 MW necesitan un permiso de generación de la Comisión Reguladora de Energía. Por lo tanto, aumentar el límite de generador exento también podría fortalecer la propuesta de Sheinbaum al eliminar el requisito de permiso y proporcionar certeza regulatoria para proyectos de autoconsumo de capacidades más altas.

Generación Distribuida. Imagen de Renovables Verdes. Cómo triplicar la generación vía renovables y duplicar la eficiencia energética para el 2030

Plataformas presidenciales impulsarán la transición energética, pero la infraestructura eléctrica será crítica

Independientemente del candidato electo, la próxima presidenta heredará un país con una inversión insuficiente en infraestructura de transmisión y distribución eléctrica.

Ambas candidatas tienen planes para invertir y desarrollar esta infraestructura, pero aprovechar los mecanismos de financiamiento disponibles será crucial. Aunque la transmisión y la distribución son actividades exclusivas del Estado Mexicano, la CFE puede celebrar asociaciones o contratos con entidades privadas en su nombre. Será crucial que la CFE aproveche estos mecanismos para facilitar la integración de energías renovables en el sistema.

Ambas candidatas priorizan el desarrollo de energías renovables en sus campañas presidenciales, lo que sugiere un panorama positivo para el sector. A pesar de los enfoques diferentes, las dos avanzarán en la transición hacia una matriz energética más limpia y diversificada. La plataforma de Sheinbaum da prioridad a las energías renovables, pero puede enfrentar limitaciones financieras de la CFE y su capacidad para enfocarse actividades de generación, transmisión y distribución. Por otro lado, la plataforma de Gálvez aprovechará inversión privada, legislación vigente y un cambio de la CFE hacia el desarrollo de infraestructura eléctrica. No obstante, no se espera que ninguna de las candidatas cumpla la promesa de 40 GW de capacidad solar y eólica para 2030, principalmente debido a las políticas restrictivas de AMLO que obstaculizaron el desarrollo de energías renovables durante su mandato, de acuerdo con el análisis electoral de Wood Mackenzie.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.