La Transición Energética global avanza: ¿Y México?

Share

“Los gobiernos tienen una oportunidad única en la vida para reactivar sus economías y traer una ola de nuevas oportunidades de empleo, al tiempo que aceleran el cambio hacia un futuro energético más resiliente y limpio”: Dr. Faith Birol.

 

Eduardo López, Director de SPM

SPM

Quise comenzar con estas palabras utilizadas por el Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (AIE), para dar a conocer el Plan de Recuperación Sostenible —elaborado en conjunto con el Fondo Monetario Internacional (FMI)— el cual está diseñado para que todos los países puedan integrar políticas energéticas innovadoras en el corto plazo.

El principal objetivo es hacer frente a los embates económicos originados por el COVID-19 y, al mismo tiempo, acelerar el despliegue de tecnologías e infraestructuras energéticas modernas, confiables y limpias que nos permitan alcanzar las metas del Acuerdo de Paris.

El Plan de Recuperación Sostenible esboza una hoja de ruta con acciones claras e inversiones públicas y privadas por 1 billón de dólares anuales en un periodo de tres años (2021-2023) —0.7 por ciento del PIB global— que servirán para impulsar el crecimiento económico global en 1.1 por ciento por año, crear y/o salvar nueve millones de empleos anualmente, reducir la emisión de 4.5 mil millones de toneladas de carbono, la reducción del cinco por ciento de partículas contaminantes del aire, dar acceso a soluciones de cocina limpia para 420 millones de personas en países de bajos ingresos y brindar el acceso al servicio de electricidad a 270 millones de personas.

Este plan resulta indispensable y oportuno ante la llegada de la mayor crisis económica mundial desde la década de 1930. diferentes organismos internacionales estiman que la economía mundial decrecerá seis por ciento en 2020, se perderán 300 millones de empleos durante el segundo trimestre del año y se reducirán en 20 por ciento las inversiones en el sector energético a nivel global.

Dichos pronósticos concuerdan con los últimos resultados del Panorama Global de Energía 2020 donde se observa precisamente este punto. A raíz de las cuarentenas globales para tratar de contener la pandemia, la demanda global de los energéticos primarios se ha reducido a niveles nunca vistos: el petróleo cayó ocho por ciento, el gas natural cuatro por ciento, el carbón ocho por ciento y la energía nuclear 2.5 por ciento.

En cambio, las únicas fuentes de energía que crecieron en demanda, inversiones y nuevas instalaciones a nivel global fueron las renovables. En el primer trimestre del año el uso de Energías Renovables en todos los sectores incrementó 1.5 por ciento, mientras que la generación aumentó tres por ciento, fotovoltaica y eólica principalmente, sin que esto afectara las redes eléctricas y la confiabilidad del servicio eléctrico mundial.

Este hecho, sumado a la baja demanda de energías fósiles, provocarán la caída global de emisiones de carbono en ocho por ciento (30.6 Gt) en 2020, la mayor reducción en la historia de la humanidad, según estimaciones de la Agencia Internacional de Energía.

Por ello, la AIE, el FMI y las Naciones Unidas han puesto a las Energías Renovables en el centro de la reactivación económica mundial y como la vía principal para descarbonizar las emisiones por energía y transporte que nos permitirán tener un planeta más limpio y saludable en las siguientes décadas.

Para continuar los esfuerzos en la adopción del Plan de Recuperación Sostenible, la AIE convocó el pasado nueve de julio de 2020 a 43 ministros de energía —que representan el 80 por ciento del consumo de energía y de emisiones de carbono a nivel global—, organismos internacionales, compañías energéticas líderes, inversionistas, bancos de desarrollo y ONG´s a la primera Cumbre Virtual: “Transiciones de Energía Limpia”, la cual alcanzó una audiencia global de 500,000 personas.

Dividida en tres paneles magistrales, la Cumbre abordó las acciones y políticas encabezadas por el sector público y privado internacional, a corto y mediano plazo, para la recuperación económica sostenible, la aceleración y adopción de innovaciones tecnológicas de energía limpia —como los sistemas de almacenamiento de energía—, la modernización y fortalecimiento de las redes eléctricas, la generación de trabajos verdes, la creación de ambientes seguros para las inversiones renovables y la capacitación del talento joven, la equidad de género y el crecimiento inclusivo.

Durante el panel “Una recuperación inclusiva y equitativa”, en representación de México, la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, citó la “Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional”, emitida por la SENER en el Diario Oficial de la Federación el 15 de mayo de 2020, como parte de la estrategia que seguirá México, la cual ya ha sido suspendida por la SCJN por violentar la competencia en el sector energético; en especial, en las Energías Renovables.

Con esta mención, México fue el único país representado en dicha Cumbre que no impulsa activamente desde su gobierno la transición energética sostenible global.

Para finalizar el panel, y a modo de reflexión, Patrick Graichen, uno de los principales asesores del Ministerio de Energía de Alemania y director de la Consultora Agora, concluyó: “Lo más importante entre invertir en Energías Renovables en comparación con los combustibles fósiles es el tiempo. En los siguientes diez años la energía solar y eólica no sólo será más barata en precios de inversión, sino también de operación, por lo que cualquier inversión actual en combustibles fósiles se convertirá en activos en desuso”.

Para que México no se quede fuera de la Transición Energética sostenible global, Solar Power México, la feria líder de la industria fotovoltaica de Latinoamérica, a celebrarse del 18 al 20 de noviembre de 2020, en el Centro Citibanamex de la CDMX, te dará acceso al mejor programa de conferencias especializado en el sector fotovoltaico y de almacenamiento de energía, así como abrirá una oportunidad para seguir dialogando sobre este tema tan relevante.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.