Las implicaciones de COVID-19 en los precios y estrategias energéticas de México

Share

La pandemia de coronavirus ha creado una crisis económica y de salud sin precedentes en todo el mundo, que todos esperamos sea de corta duración y que no tenga consecuencias duraderas que nos afecten a nivel personal y global sobre cómo vivimos, trabajamos, aprendemos y servimos a los demás.

Víctor Ureta: Director de Operaciones y Riesgo de Acclaim Energy.

Víctor Ureta

Una de las principales consecuencias de esta crisis es la caída de los precios del petróleo, que han retrocedido hasta un 68 por ciento desde el comienzo del año junto con otros productos básicos de energía, por ejemplo, los precios del gas natural de los Estados Unidos han disminuido en un 18 por ciento en promedio desde el inicio del año.

Varios de los clientes de Acclaim han preguntado si esta reducción en los precios de los productos básicos de energía también se traduciría en una reducción significativa en sus facturas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), dada la disminución de precios mencionada anteriormente.

Mi respuesta a esta pregunta es «Probablemente sí, pero no tanto como cabría esperar». Lo explicaré. Desde un punto de vista numérico, debemos considerar tres hechos:

• El impacto en la disminución de los precios del combustible y el diesel en la tarifa de CFE puede no ser significativo debido a la influencia decreciente de estos dos productos en los costos de generación de CFE. El gas natural tiene el mayor impacto en la canasta de combustibles de CFE y estos precios han disminuido menos que el petróleo desde principios de año.

• La devaluación significativa del peso frente al dólar puede compensar en gran medida las ganancias derivadas de la disminución de los precios de los productos básicos. Un dólar estadounidense es un 33 por ciento más caro ahora que a principios de año, por lo que esto debe reflejarse en los costos de generación de CFE, ya que el precio de adquisición de productos básicos está en USD.

• La metodología actual de la tarifa CFE suaviza el impacto de la variación en los precios del combustible y las desviaciones con los costos presupuestados estimados durante un período de tiempo, a fin de evitar cambios bruscos en la tarifa y mantener su rango consolidado.

Estos tres hechos indican que cualquier posible disminución en los precios de la energía de CFE podría ser controlada y progresiva en el tiempo dependiendo de las condiciones macroeconómicas debido a la pandemia actual y como se ve en el gráfico adyacente. Es muy probable que la disminución en las facturas de CFE de los usuarios finales de C&I sea el resultado de una reducción significativa en el consumo a medida que las actividades comerciales e industriales casi se detienen por completo. Por ejemplo, muchos fabricantes de automóviles en México ya han cerrado sus puertas al menos hasta mediados de abril.

Una última consideración es si CFE intentará presionar a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para que implemente su solicitud de mantener las tarifas en ciertos niveles a pesar de la disminución en su costo de generación. Esta es una de las solicitudes que CFE ha enviado a la CRE para aumentar su control del mercado de electricidad que está siendo analizado por la CRE. Si se otorgan, es probable que las tarifas de CFE no bajen, sino que permanezcan en un nivel preestablecido o aumenten a un nivel que CFE considere apropiado.

Independientemente de lo que suceda con las tarifas de CFE, los usuarios finales de energía medianos y grandes deberían usar este período para revisar sus contratos de energía y ver qué oportunidades y / o desafíos pueden existir cuando se trata de suministro, confiabilidad y ahorro.

Para su información, una cantidad notable de empresas ya ha comenzado este proceso y está tomando medidas cuidadosamente para reducir sus facturas de energía, su huella de carbono y la confiabilidad de su suministro. Estas compañías serán recompensadas por aplicar estas prácticas y por explorar diferentes opciones, como cambiar de proveedor, considerar soluciones de generación en el sitio o implementar ambas.

Todos estamos en territorios desconocidos, pero debe prevalecer un juicio prudente, porque en algún momento las cosas volverán a la normalidad y las cosas seguirán como siempre. Lo que haga el líder empresarial ahora puede tener un profundo impacto en sus operaciones y en los resultados finales en el futuro. Por lo tanto, si su negocio se desaceleró o cerró, probablemente esté apretando el cinturón para gestionar las consecuencias económicas y eso sería prudente.

Finalmente, la historia ha demostrado que cuando suceden cosas como esta, la innovación prospera y cuando se trata de su energía, puede ser un momento para revisar sus acuerdos de adquisición como se vio anteriormente, al tiempo que también explora el uso de Energías Renovables y / o da un salto hacia la próxima generación de tecnologías energéticas.

Aquí en Acclaim, hemos estado ayudando a los clientes en México a aprovechar nuevas oportunidades y prepararse para el mañana. Si desea hablar sobre sus opciones y lo que otros están haciendo para proteger su negocio, llámenos.