Multiplicar los techos solares, una decisión desde el poder legislativo

Share

Dialogar para conquistar nuevas metas en la esfera de la generación de electricidad limpia y de bajo costo vía el factor fotovoltaico.

Este martes, la Asociación Mexicana de Energía Solar (ASOLMEX) y diputados del Partido Acción Nacional (PAN), sostuvieron una reunión –la primera de varias que se realizarán con otros grupos parlamentarios-, para trabajar en una propuesta de ley para simplificar los procesos legales-administrativos para la Generación Solar Distribuida (GSD) o techos solares, al proponer que se incremente la capacidad de generación exenta de permisos ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE), que actualmente se encuentra en 0.5 MW.

Con este incremento en la GSD, se abriría paso a que más proyectos de techos solares puedan avanzar de manera sencilla y ágil, reduciendo trámites y fomentando el desarrollo de esta tecnología solar.

Las grandes ciudades serían las principales beneficiadas con este incremento a la GSD, ya que son las que albergan actualmente un número importante de contratos de interconexión.

En este sentido, el gobierno de la Ciudad de México busca, a través del programa Ciudad Solar, aprovechar los techos de edificios públicos y gubernamentales, de empresas y de comercios para instalar paneles solares, con el objetivo de mitigar más de dos millones de toneladas de dióxido de carbono.

En varios países, el límite de la capacidad de generación exenta es muy superior al que se tiene actualmente en México. Por ejemplo, Brasil y Costa Rica han ampliado a 5 MW la capacidad de generación exenta, con la finalidad de aprovechar al máximo los beneficios de esta tecnología.

En Estados Unidos, 16 estados ya han incrementado la capacidad hasta en 20 MW para la generación in situ y en España no hay límite.

En México, actualmente existen 112,660 contratos de interconexión a nivel nacional, repartidos entre viviendas, comercios e industrias, con una capacidad de 818 MW.

Esta tecnología ha aportado al sector solar, inversiones directas por más de 1,800 millones de dólares y ha generado más de nueve mil empleos en todo el país.

Entre los beneficios sociales y ambientales que destacan de la GSD, se encuentran: reducidos costos de instalación; ahorros en las tarifas eléctricas; y mitigación de CO2, que a la fecha suma un millón 43 mil toneladas de dióxido de carbono, equivalente a plantar más de 77 millones de árboles.

De acuerdo con la CRE, de continuar la tendencia de crecimiento actual, se prevé que para 2023 haya 650 mil contratos a nivel nacional, con una capacidad estimada de 4,121 MW, lo que contribuiría a mejorar la soberanía energética del país, aprovechando el uso de un recurso ilimitado y abundante a un precio muy competitivo.

Hernán Salinas, Diputado de la Comisión de Energía: “uno de los objetivos principales de la Transición Energética, consiste en reducir la pobreza en esta materia que afecta a 12 millones de viviendas en México, misma que tiene implicaciones negativas en la calidad de vida de las personas. El acceso universal a la electricidad es un derecho y una obligación del Estado para mejorar las condiciones de los grupos más vulnerables del país, por lo que es necesario continuar desarrollando y legislando sobre la Generación Solar Distribuida, para acercarla a todo tipo de consumidores”.

Israel Hurtado, Secretario Ejecutivo de ASOLMEX: “incrementar la capacidad de generación exenta de permisos en paneles solares en techos, es fundamental para incentivar a las Pymes a adoptar este tipo de tecnología con los beneficios económicos y ambientales que la generación solar distribuida conlleva”.