Cocaína, marihuana y el factor fotovoltaico

Share

En 2018, la patrulla fronteriza de Estados Unidos descubrió un túnel a través del cual cárteles de la droga pretendían transportar cocaína y marihuana desde el ejido de Jacumé ubicado en el municipio de Mexicali, Baja California y desembocaría en Jacumba en San Diego, California.

El túnel que estaba a punto de ser concluido fue descubierto en terreno estadounidense por la patrulla fronteriza de los Estados Unidos y una de sus peculiaridades es que el hallazgo incluyó un sistema fotovoltaico que funcionaba para apoyar los trabajos de construcción así como bombear agua acumulada durante su edificación.

Este lunes y a casi un año del descubrimiento, Ducan Wood, director del Instituto México Centro Wilson afirmó al Daily Mail, que este tipo de estructuras siguen siendo construidas con tecnologías sofisticadas a pasear de que el Cartel de Sinaloa, organización delictiva a la cual se le atribuye la construcción del túnel en cuestión ha sido desmantelada.

De acuerdo con el investigador experto en temas bilaterales existen en operación entre 10 y 50 túneles en la frontera norte, algunos no sólo para el trasiego de drogas sino también en la conducción de personas que cruzan la frontera de manera indocumentada.

Hoy varios túneles con estructuras solares son rentados a traficantes quienes envían el pago del servicio también a través de estos pasillos subterráneos.

La construcción de estos ductos oscila entre uno y dos millones de dólares, monto según especialistas en el comercio de sustancias ilícitas se recupera con el primer envío de drogas que se realice a través de un túnel nuevo.

Los ingresos y salidas de los túneles en su mayoría están ubicados en zonas urbanas difíciles de ser detectados.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.