Cómo reducir el importe en el recibo de “luz”

Share

Trina Solar, una de las firmas asiáticas en la industria fotovoltaica de mayor crecimiento en todo el mundo, da a conocer resultados sobre un estudio de módulos monocristalinos DUOMAX, instalados en el sector residencial con altas tarifas en su factura bimestral, para ello ofrece testimonios de usuarios que han instalado esta tecnología fotovoltaica en el país, vía su socio mexicano Asolar.

La firma de origen chino ofrece un portafolio de equipos fotovoltaicos que incluye el módulo DUOMAX, que combina celdas bifaciales de alta eficiencia con un diseño doble de vidrio, que incrementa la generación de energía con respecto a otros módulos, así como reducir el equilibrio del sistema BOS (por sus siglas en inglés) y el Costo Nivelado de Energía LCoE (por sus siglas en inglés) por lo que resulta conveniente para el sector residencial. Adicionalmente, sus celdas proveen un mayor aislamiento, lo que le permite garantizar la producción de energía a pesar de condiciones adversas del medio ambiente.

Álvaro García-Maltrás, Director General para América Latina y el Caribe: “Con la tecnología DUOMAX, se ha logrado que el impacto por microgrietas, deformaciones, envejecimiento UV, corrosión por arena, ácido, fosfatos o niebla salina sea menor si se compara con paneles fotovoltaicos convencionales que tengan marcos de aluminio. Nuestra línea elimina la necesidad de conectar los marcos de aluminio al sistema de puesta a tierra”.

La tecnología de la empresa asiática cuenta con dos capas de vidrio termo endurecido de 2.5 milímetros de espesor, lo cual sustituye el revestimiento de polímero en la parte trasera del panel. En un comunicado, Trina Solar indica que cada panel registra una degradación de celda menor al 0.5 por ciento anual, lo que se traduce en un 20 por ciento más de generación de energía durante la vida útil del proyecto.

Testimonios.

José Helfon, quien instaló en su casa de la Ciudad de México 28 módulos: “simplemente se sintetiza en una palabra: ¡excelencia!, además de capacidad y calidad, ya que de pagar entre seis u ocho mil pesos bimestrales, hace días llegó el primer recibo en cero”.

Sobre la experiencia de José Helfon, Jaime Amkie, Director General de Asolar: “Se hizo una proyección sobre el equipo que se instalaría en su casa, para que además de cubrir las necesidades de energía básica se generara un excedente para suministrarlo a la red de la Comisión Federal de Electricidad, ya que él sigue conectado a ella, a este método también se le conoce como netmetering”.

Por los 28 módulos que se instalaron a José Helfon se invirtió alrededor 270 mil pesos que de acuerdo con la proyección financiera, se recuperarán en un periodo de cinco años, mientras que la empresa asiática ofrece 30 años de garantía potencial.

Segundo testimonio.

De acuerdo con el reporte conjunto de ambas empresas, Vivian Nagar con domicilio en Huixquilucan, Estado de México. En su vivienda se instalaron 22 paneles fotovoltaicos: “Estaba pagando recibos de más de 12 mil pesos cada dos meses. El equipo de Asolar vino a estudiar el caso, analizaron los pros y contras de las alternativas y nos las comentaron. Hicieron la proyección de consumo, nos asesoraron sobre el equipo a instalar, nos explicaron por qué nos convenía el proyecto y con ello obtuvimos un gran resultado: el primer recibo fue por un importe de 45 pesos”.

Tercer testimonio.

Conjunto residencial de 60 casas en Cuernavaca, Morelos; Fernando Aguilar, administrador del complejo habitacional: “Antes de instalar la tecnología se pagaba aproximadamente 35 mil pesos por la energía utilizada en dos pozos de agua de una asociación civil para proveerse del vital líquido. Ante esta situación, cotizaron con varias empresas y se decidieron por esta opción. Hoy pagan, por ambos recibos, alrededor de tres mil pesos. Por la generación de ahorro a través de las celdas solares instaladas en el primer pozo se pudo pagar el proyecto para el segundo”.