El potencial de los techos mexicanos

Share

La Asociación Mexicana de Energía Solar (ASOLMEX), dio a conocer la Iniciativa de Generación Solar Distribuida (GSD), un documento que contribuirá a perfilar el desarrollo integral de la industria y que contiene diversos objetivos a alcanzar, quizá uno de los más importantes sea el de sumar esfuerzos para diseñar un esquema integral y que sirva como referencia hacia una política pública para el futuro inmediato, justo en los albores de un nuevo gobierno federal en nuestro país.

De esto reporta pv-magazine México de primera mano.

Héctor Olea, presidente de ASOLMEX, mencionó durante la presentación que: “La GSD son para techos que pueden convertirse en fuentes de generación”; hoy, esos techos representan más 60 mil viviendas o inmuebles sobre los cuales se han instalado estos sistemas fotovoltaicos.

La anterior es una pequeña cifra frente al potencial de techos susceptibles de ser energizados si se considera que el 85 por ciento del territorio nacional es óptimo para la GSD, y por supuesto para la generación a gran escala.

El presidente de ASOLMEX, reveló que para el año 2024, bajo esta modalidad de generación se podrían conquistar seis mil MW, una cifra que hoy parece inimaginable y que se estarían creando, además, alrededor de 77 mil nuevos empleos en el sector.

La idea de tener un documento, una plataforma de información como la presentada no tuvo su origen en los meses recientes; los primeros datos e inquietudes para darle forma se gestaron en el 2015, año en el que se consideraron los primeros proyectos fotovoltaicos a gran escala y justo cuando la Reforma Energética se encontraba en plena etapa de instrumentación. Hoy la GSD, no se podría concebir sin la reforma.

El objetivo explícito con el que arranca el proyecto es: “Realizar un análisis costo-beneficio de la GSD a lo largo de la cadena del sector eléctrico para distintos agentes involucrados con base en una visión en consenso, que busca identificar mecanismos para la redistribución de beneficios en segmentos que lo requieran”.

El desarrollo de este trabajo arrojó resultados a partir de un análisis de la actual regulación, de múltiples encuestas, de analizar esquemas internacionales y de un modelo cuantitativo. A lo largo de próximas entregas de pv-magazine México, habremos de dar cuenta de los detalles más relevantes de este vasto documento.

Arturo Duhart, coordinador de GSD en la asociación, hizo referencia a datos relevantes: Del 2007 a la fecha se han creado más de dos mil pymes solares; se ha producido ya casi el uno por ciento de la generación eléctrica; más de 50 mil personas han sido beneficiadas y hacia el 2024, esta modalidad de generación podría aportar hasta el ocho por ciento de la capacidad en todo el país.

En el aspecto del financiamiento para la GSD, Eduardo Reyes, consultor de la firma PriceWaterhouseCoopers (PwC) y uno de los líderes de este estudio, dio a conocer tres esquemas susceptibles de aplicar en este modelo de generación: Venta Directa, Leasing/PPA y Rent the Spaceque. Por la importancia que este asunto requiere para su explicación, será uno de los temas que abordaremos en las próximas ediciones.

Las áreas de oportunidad que detecta el estudio son: avanzar en la regulación de GSD; revisar la regulación para que CFE Suministro Básico se beneficie del desarrollo de este esquema al comprar el exceso que aporte este modelo de generación; incentivar los mecanismos de almacenamiento; fomentar el financiamiento a través de la banca comercial y gubernamental, y que se reconozca el valor que la DSG aporta a la red, por ejemplo, en los servicios conexos.

Durante la presentación también estuvieron: Efraín Villanueva, Director General de Energías Limpias de la Secretaria de Energía; Eduardo Meraz, Director del Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), así como Israel Hurtado Director de Asolmex.

En el estudio participan varias organizaciones como: Iniciativa Climática de México, Exelsolar, DMSolar, Galt Energy, Enlight, ProyectoTerra, Copper Alliance y GIZ la agencia alemana de cooperación internacional para el desarrollo sustentable, que dentro de su programa de Energía Solar de Gran Escala participó en la conceptualización, acompañamiento técnico y financiamiento de este estudio realizado por ASOLMEX-PwC.