“A finales de 2030, el mundo podría tener una capacidad de fabricación de más de 1 200 GW de paneles solares al año”

Share

La Agencia Internacional de Energía conocida por sus sígalas en inglés como la IEA, dio a conocer un vasto reporte sobre cómo se van configurando las diversas tecnologías generadoras de energía hacia el año 2030, e incluye cómo es que China ha jugado y jugará un papel estratégico a nivel mundial en estas tendencias energéticas.

Sobre el capítulo correspondiente a la tecnología fotovoltaica, el reporte de la agencia menciona sobre la capacidad de fabricación global que le ofrece una ventaja considerable a la energía solar fotovoltaica.

De acuerdo con sus perspectivas energéticas mundiales, la IEA prevé: “Las energías renovables contribuyan con el 80 por ciento de la nueva capacidad energética hasta 2030 en los Escenario de Políticas Declaradas (STEPS, por sus siglas en inglés), y la energía solar fotovoltaica por sí sola representará más de la mitad.”

Rancho ‘5 de Mayo’ en la región de Ucum, Quintana Roo. Imagen de César Rincones

Imagen de archivo de César Rincones

Sin embargo, puntualiza la agencia, esto utiliza solo una fracción del potencial del mundo: “La energía solar se ha convertido en una importante industria mundial y está llamada a transformar los mercados de la electricidad incluso en los STEPS. Pero hay un margen significativo para un mayor crecimiento dados los planes de fabricación y la competitividad de la tecnología.”

Para finales de la presente década, la agencia pronostica que la capacidad de manufactura de paneles solares en el planeta podría alcanzar los 1200 GW al año. “Pero en los STEPS, solo se despliegan 500 GW a nivel mundial en 2030. Impulsar el despliegue a partir de estos niveles plantea algunas preguntas complejas. Requeriría medidas, en particular la expansión y el fortalecimiento de las redes y la adición de almacenamiento, para integrar la energía solar fotovoltaica adicional en los sistemas eléctricos y maximizar su impacto. La capacidad de fabricación también está muy concentrada: China ya es el mayor productor y sus planes de expansión superan con creces a los de otros países. Por lo tanto, el comercio seguiría siendo vital para apoyar el despliegue mundial de la energía solar.”

Más producción de paneles solares menor generación de energía eléctrica con carbón

Las perspectivas energéticas mundiales 2023 de la IAE hace énfasis sobre la manufactura de paneles solares: “El uso del 70 por ciento de la capacidad de fabricación de energía solar fotovoltaica prevista llevaría el despliegue a los niveles proyectados en el escenario NZE; integrado de manera efectiva, esto reduciría aún más el uso de combustibles fósiles, en primer lugar, el carbón. En un caso de sensibilidad, exploramos cómo cambiarían las proyecciones de STEPS sí el mundo añadiera más de 800 GW de nueva energía solar fotovoltaica al año para 2030. Las implicaciones serían particularmente fuertes para China, reduciendo la generación a carbón en un 20 por ciento adicional para 2030 en comparación con el STEPS.

Sin asumir ninguna jubilación adicional, el factor de capacidad anual promedio de las centrales eléctricas de carbón caería a alrededor del 30 por ciento en 2030, desde más del 50 por ciento actual. Las consecuencias se extenderían mucho más allá de China: en este caso, se despliegan más de 70 GW de energía solar fotovoltaica adicional en promedio cada año hasta 2030 en América Latina, África, el sudeste asiático y Oriente Medio. Incluso con una reducción modesta, esto reduce la generación de combustibles fósiles en estas regiones en aproximadamente una cuarta parte en 2030 en comparación con los STEPS. La energía solar fotovoltaica por sí sola no puede hacer que el mundo cumpla sus objetivos climáticos, pero, más que cualquier otra tecnología limpia, puede iluminar el camino.”

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.