Primero fueron techos, ahora pisos solares

Share

La empresa tecnológica húngara Platio ha desarrollado un nuevo tipo de pavimento solar que podría utilizarse para aplicaciones exteriores en entornos urbanos, hogares, edificios de oficinas, centros comerciales y proyectos de infraestructura pública.

El pavimento puede funcionar con bajos voltajes y puede ser ensamblado con baldosas solares aptas para caminar por encima de 8,6 kg, conocidas como Platio Solar Pavers (pavimentos solares de Platio). Consisten en vidrio templado endurecido antideslizante, un conjunto de células solares y una capa hecha de compuesto de polímero reciclado.

La baldosa de 34x34x6,1 cm tiene cuatro células de 15,6×15,6 cm para cada módulo y una capa antirreflectante de nitruro de silicio.

La versión policristalina de la célula tiene una potencia nominal de 158 W por metro cuadrado y una eficiencia del 18,6 por ciento. La versión monocristalina tiene una potencia nominal de 186 W por metro cuadrado y una eficiencia de la célula del 22,0 por ciento.

Las células son dispositivos comerciales comunes cuyo fabricante no se ha revelado.

“El precio de venta al consumidor de cada baldosa lo fijan nuestros socios, pero los precios de lista que proponemos pueden variar entre 50 y 80 euros por unidad dependiendo del tipo de producto, la cantidad y el mercado”, dijo a pv magazine el director de marketing de la empresa, David Csende.

En cuanto a la tensión mecánica de los paneles, el pavimento también puede soportar la carga de los vehículos que ocasionalmente lo atraviesan o estacionan.

“Para lograr la mayor resistencia posible contra las fuerzas mecánicas, los elementos se asemejan a la construcción de adoquines en lugar de paneles solares”, explicó Csende: “La capa de carga es un compuesto de plástico reciclado con propiedades físicas aún más favorables que el hormigón. Esto hace que la superficie sea adecuada incluso para el tráfico de vehículos, a pesar de que el producto está destinado principalmente a las zonas peatonales”.

Los azulejos están disponibles en cuatro colores diferentes, incluyendo azul marino, negro, púrpura y verde. La instalación modular es rápida y fácil de realizar, afirma la compañía, señalando que es similar a las baldosas convencionales. Platio dijo que el pavimento también puede ser conectado a estaciones de recarga para vehículos eléctricos.

El pavimento incluye una garantía de cinco años. La compañía produce los componentes en sus instalaciones ubicadas en Hungría.