Un campo fértil para el trabajo profesional

Share

El mercado laboral que están impulsando las energías renovables aun está por conocer sus primeros datos certeros; porque en este momento parece difícil establecer una cifra exacta de cuántos hombres y mujeres participan de manera directa en esta industria que tiene un gran potencial para generar empleos y para muchos. El dato más cercano a la realidad indica que hasta finales del 2017, los mexicanos que participaban en estas actividades eran 10,940, según una cifra de la Agencia Internacional de Energías Renovables

Hace algunos días, durante la inauguración del parque fotovoltaico Don José, ubicado en Guanajuato, se nos informó que en ese proyecto estaban participando poco más de 800 trabajadores en el montaje del equipo y se habían capacitado a más de 300 personas de la región; números en movimiento pues aún continúa la expansión de dicho activo que se prevé concluir a finales del presente año.

El crecimiento de los profesionales involucrados en el diseño y la construcción de parques fotovoltaicos, así como en la instalación de plantas de Generación Distribuida (GD) está en ascenso y de una manera vertiginosa.

En México habría que recordar que la GD ha registrado un crecimiento anual del 121 por ciento, cifra en la cual la energía fotovoltaica es la que más ha aportado al porcentaje.

Si consideramos que, de acuerdo con la Asociación Nacional de Energía Solar, existe un potencial de inversión de más de 200 millones de dólares para panales solares y GD, ¿Cuántos profesionales requerirá el sector fotovoltaico, en conjunto, para operar ese monto de inversión?

Durante el pasado mes de mayo, según un reporte de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), estas energías hicieron posible la creación de más de 500 mil nuevos puestos de trabajo en todo el mundo durante el 2017.

El documento indica que el censo mundial de trabajadores asciende a 10,3 millones incluyendo aquellos que se desempeñan en las grandes hidroeléctricas.

Los países que han generado los mayores mercados para el trabajo son: China, Brasil, Estados Unidos, la India, Alemania y Japón; siete de cada 10 posiciones pertenecen a esos países, siendo Asia el continente que alberga el 60 por ciento de los trabajos de energía renovables.

En México el pronóstico para la generación de puesto de trabajo especializados es alentador.

Si el país ya es uno de los 10 más atractivos para la inversión internacional en esta materia la pregunta no es cuántas fuentes de trabajo nuevas habrá que satisfacer sino las interrogantes a despejar son:

¿Están ya en proceso de preparación académica los nuevos profesionales?

¿Existe una política de Estado para formar a quienes se involucrarán en estas tareas de la energía limpia?

¿Cuál será el papel que jugarán tanto los institutos de nivel superior involucrados como las asociaciones que aglutinan a los actores de la industria?

La responsabilidad de la formación especializada es tarea tanto del sector público, universidades como de la empresa privada.

Los 1,100 trabajadores que dieron vida a Don José, si continúan especializándose, seguro serán los más buscados para levantar los nuevos proyectos fotovoltaicos planeados a lo largo de toda la geografía nacional.