Agrovoltaica aérea versus vertical

Share

Investigadores de la Universidad e Investigación de Wageningen de los Países Bajos evaluaron la calidad del paisaje percibida por las personas que viven junto a un sistema agrovoltaico (AV, por sus iniciales en inglés) implementado con una configuración aérea y un conjunto agrovoltaico vertical.

Su encuesta se realizó a través de una serie de entrevistas realizadas a personas que viven al lado o pasan por dos granjas agrovoltaicas con dos configuraciones diferentes ubicadas en la provincia neerlandesa de Gelderland.

“El vínculo entre los impactos en el paisaje y el apoyo a proyectos de energía renovable resalta la importancia de examinar la aceptación social de la agrovoltaica desde una perspectiva de calidad del paisaje”, enfatizaron los investigadores. “En esta investigación, la calidad del paisaje (LQ) se considera desde una escuela de pensamiento subjetiva, examinando las experiencias individuales de dos paisajes, incluidos los significados atribuidos por los usuarios del paisaje”.

El sistema aéreo considerado en el estudio se encuentra en Wadenoijen y se construyó en marzo de 2021 en un terreno de 3,7 hectáreas. Antes de la instalación del sistema AV, el terreno se utilizaba como cultivo de grosellas y todavía se cultiva la fruta debajo de los paneles.

El AV vertical, por el contrario, se encuentra en Culemborg, en una zona de pastos. Comenzó a funcionar en agosto de 2022 en una superficie de 0,7 hectáreas y, además de pastos, también alberga un pequeño campo con hierbas y plantas, una colmena, así como árboles y arbustos.

La encuesta se realizó con un total de 62 encuestados, 32 que vivían cerca de la granja vertical en Culemborg y 30 cerca del sistema aéreo en Wadenoijen. Incluía 24 preguntas, todas relacionadas con los valores de uso, experienciales y futuros. “El valor de uso se refiere a la idoneidad funcional y la eficiencia, el valor experiencial se relaciona con la identidad y el significado, y el valor futuro considera la eficiencia y la sostenibilidad en el tiempo”, explicaron los académicos.

El valor de uso estuvo representado en la encuesta por preguntas relativas a los factores de accesibilidad, multifuncionalidad, participación de los agricultores, impactos ambientales y actividades recreativas y comunitarias. El valor experiencial estuvo representado, por otro lado, por factores de atractivo, salud y bienestar, hábitats de vida silvestre y apariencia visual, mientras que el valor futuro se refiere a la estabilidad/flexibilidad y el desarrollo cultural y paisajístico.

“Los resultados revelan que los encuestados prefirieron los AV interespaciales verticales a los AV aéreos”, afirmaron los científicos. “El valor de uso aumentó en el caso de los AV interespaciales verticales (12 %), pero disminuyó en el caso de los AV aéreos (- 11 %). El valor experiencial se redujo en ambos casos (-11% para el AV interespacial y -16% para el AV aéreo). El valor futuro aumentó ligeramente para ambos sistemas AV (2%)”.

En el caso de la granja vertical, la experiencia de apariencia visual se redujo en un 3% después de la construcción de la planta, un cambio menor en comparación con el 24% en el caso superior. La planta escuchada también redujo el efecto positivo percibido sobre la vida silvestre en un 60%, mientras que el AV vertical lo cambió en un 48%. La experiencia de calidad en salud y bienestar cayó un 28% en el caso vertical y un 33% en la planta aérea.

Los resultados también mostraron que en el caso de los paneles verticales el 90% de los residentes creía que involucrar a los agricultores en la transición energética es algo bueno, mientras que en los paneles generales la tasa era del 80%. En el caso de los AV aéreos, el factor de impacto ambiental fue el más importante en la disminución del valor de uso con una reducción del 147%, en comparación con el 8% negativo en el caso vertical.

Cuando se les pidió que clasificaran los factores más importantes para ellos, el impacto ambiental ocupó el primer lugar con un 13 %, seguido de la salud y el bienestar con un 12 % y los hábitats de vida silvestre con un 12 % también. Las actividades recreativas y comunitarias, el atractivo y la accesibilidad obtuvieron la menor cantidad de respuestas, con un 7%, 6% y 5%, respectivamente.

“Si bien la agrovoltaica representa una solución potencial para los desafíos de asignación de tierras de la infraestructura de energía solar, el valor experiencial de los paisajes, como se evidencia en esta investigación, merece más atención”, concluyeron los académicos. “Aunque este estudio examinó dos tipos particulares de AV en los Países Bajos, los hallazgos también proporcionan direcciones parav desarrollos agrovoltaicos en otros lugares”.

La encuesta se presentó en el artículo “Landscape user experiences of interspace and overhead agrivoltaics: A comparative analysis of two novel types of solar landscapes in the Netherlands” (Experiencias de usuarios de paisajes en agrovoltaica interespacial y aérea: un análisis comparativo de dos nuevos tipos de paisajes solares en los Países Bajos), que se publicó recientemente en Energy Research & Social Science.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.

Popular content

“Vienen más de 3 mil MW en proyectos de generación de energía bajo tecnologías renovables”
18 julio 2024 Eduardo Sánchez, director de la Agencia Estatal de Energías Renovables del gobierno de Nuevo León en entrevista para pv magazine tras su intervención...