Inquietudes en el Plan Nacional de Desarrollo 2019 – 2024. Trazos de escenarios reales, pronósticos deseables y dudas persistentes en el sector energético.

Puerta Principal, Castillo de Chapultepec

Share

El plan sobre el cual se habrá de montar el tren que llevaría a México a un estadio superior de desarrollo se ha presentado en la semana recién concluida.

Un programa nacional que todos los actores políticos y económicos esperaban con insistencia, otros dirían con ansiedad; pero sobre todo, con gran interés para quienes están involucrados en la esfera energética nacional.

Una espera más que entendible, cuando a cinco meses de entrar en funciones el nuevo gobierno federal, varias decisiones, acciones y omisiones que se han registrado desde el Poder Ejecutivo Federal han generado mayores incertidumbres que certezas en el terreno económico.

El PND se ha dado a conocer y sus trazos están ya delineados. Ahora corresponderá a cada Secretaría de Estado definir con “punto y coma” los programas de cada sector.

En lo correspondiente al terreno de la energía, el plan aborda datos generales de las diferentes áreas que dan vida al sector; no obstante mencionar la importancia de las energías limpias, sobre éstas no señala el cómo seguir impulsando su desarrollo ni mucho menos los esquemas que el gobierno federal habrá de adoptar para desplegar su potencial.

En años recientes, por ejemplo, el crecimiento ha sido sorprendente en el sector fotovoltaico que ha registrado un ascenso del 1,200 por ciento durante el periodo del 2014 al 2018.

De forma inmediata se espera que la Secretaría de Energía dé a conocer todos los pormenores que el PND habrá de comunicar, planear, coordinar y ejecutar al interior de su área de influencia.

La energía generada a partir de fuentes renovables se menciona en el documento y con cierta insistencia, lo cual es alentador; incluso, podría señalarse que las menciones enfrentan hasta lo hoy pronunciado por el Director General de la Comisión Federal de Electricidad respecto al tema de las energías limpias.

El documento también aborda la necesidad de fortalecer desde el ámbito financiero a las empresas productivas del Estado como son Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad. Aquí son varias las dudas compartidas por muchos, una de ellas es conocer el tipo de “fortalecimiento financiero”, y si ello implicaría términos fiscales favorables en detrimento de otras empresas globales de energía ya establecidas en el país.

El PND también menciona, de manera somera, el fortalecer al Contenido Nacional y dar certidumbre a la inversión así como consolidar la formación del capital humano y científico que demanda la industria.

Conciliar los derechos de pueblos indígenas con los proyectos de infraestructura energética es otro tema abordado someramente por el documento oficial.

El tema de la certidumbre regulatoria es mencionado, un asunto interesante de encontrar en el documento cuando desde el inicio del gobierno, algunos funcionarios de instituciones del sector han sido cuestionados por diferentes motivos al grado, por ejemplo, que la Comisión Reguladora de Energía, ha registrado cuatro renuncias de igual número de sus comisionados. Mientras que el comisionado presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos voluntariamente presentó su renuncia en meses pasados.

Una de las banderas insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador, durante su campaña y ya instalado en Palacio Nacional, ha sido la lucha contra la corrupción.

Sobre el tema, el PND cita un par de datos generados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el INEGI: “En materia de corrupción se estima que en 2017, según el INEGI, 5.8 por ciento del total de trámites del servicio de energía eléctrica registraron incidencias de corrupción. En 2018, la federación dejó de percibir 66 mil millones de pesos por robo de combustibles de acuerdo con cifras de Pemex”.

La exposición del dato no es menor si se considera que el tema de la corrupción ha justificado el motivo por el cual el gobierno federal está realizando revisiones a diferentes contratos del sector energía que en años previos se firmaron con diferentes empresas que les fueron adjudicados mediante procesos licitatorios.

Por la importancia del Programa Nacional de Energía 2019 – 2024, pv-magazine México, da conocer en esta misma edición el objetivo 3.5 del PND, el cual se centra en el sector energía.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.