Tres analistas hablan del futuro próximo y lejano de la fotovoltaica en México

Share

En una reciente rueda de prensa, Andrés Manuel López Obrador, junto con el Director General de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, hizo sus primeras declaraciones en materia de energía y la primera impresión es que la solar y las renovables tendrán que luchar mucho para ganar espacio en México en los próximos seis años. A tres semanas nos permite tener un análisis más profundo.

Reforma Energética en la mira

Además de reiterar su bien conocido compromiso con la lucha a la corrupción y para bajar las tarifas eléctricas, AMLO hizo también unas declaraciones muy claras en cuanto al papel que jugarán las renovables en su mandato: “Nos ayudaría mucho que las empresas particulares hicieran lo propio, es decir, que se pudiera firmar un acuerdo que van ellos a contribuir para reducir los costos, que van a dejar de cobrar subsidio, porque eso no se da en ninguna parte del mundo, que aparte de comprarles la energía se les tenga que dar un subsidio. Es algo totalmente fuera de lo normal, fuera de mercado, no tiene que ver con una competencia sana. Entonces ese es el propósito”, dijo López Obrador subrayando la necesidad de poder reducir “en términos reales” los costos de la energía eléctrica.

Bartlett Díaz manifesto que México se ha comprometido para ampliar y desarrollar las energías limpias: “pero manteniendo las que actualmente sostienen el sistema eléctrico”. “La energía limpia no es barata, es cara porque se tiene que consumir de inmediato; cuando hay aire, se consume de manera inmediata y cuando hay sol; y cuando no hay tiene que ser sustituida por el apoyo de las otras fuentes de energía”, dijo él utilizando un argumento bastante anticuado para atacar a las tecnologías de las fuentes renovables, que han demonstrado en tiempos recientes de ser menos “no confiables” que lo que generalmente se cree. Sin mencionar el hecho de que la energía limpia, y especialmente la solar, se ha vuelto en la fuente más barata del mundo desde algún tiempo.

Hablando de la Reforma Energética, definida como política privatizadora, el mismo AMLO dijo que una parte importante del mercado se entregó a empresas particulares: “En vez de mejorar, hemos empeorado en esta materia,” agregó. Hablando de la CFE, definida como exitosa “en términos modernos“, el presidente ha lamentado la pérdida de cuotas de mercado del grupo en cuanto a generación de energía electrica, ya que: “ahora solo genera la mitad de lo que se consume, son empresas particulares las que abastecen el mercado con costos muy elevados”. Ninguna referencia se hizo, sin embargo, a uno de los mayores éxitos de la Reforma Energética, o sea las Subastas de Largo Plazo que llevaron a México a tener el record del menor precio por la energía solar a gran escala del mundo por algún tiempo. Un precio, además, mucho más bajo que los de las fuentes convencionales. Adicionalmente el 50 por ciento es una cifra incorrecta.

Tampoco mencionaron el que sea quizá el problema más grave que enfrenta el Sistema Eléctrico Mexicano: la falta de capacidad de transmisión. Recordemos que en la Reforma Energética la transmisión y la distribución están en manos del Estado. El sistema lleva varios meses en estado de emergencia y en el sureste del país se tira carga –el pecado capital de un sistema eléctroco de potencia- durante las horas punta.

Unas semanas antes de la rueda de prensa, por otra parte, la administración AMLO había anunciado la cancelación de la 4ta SLP, después de haberla pospuesto, generando asì mucha incertidumbre entre los operadores del mercado. De momento se desconoce cuándo y si una nueva subasta será convocada y no queda nada claro como el gobierna quiera ampliar y desarrollar las renovables, como dijo Bartlett Díaz, a menos que la CFE no entre directamente en el sector con sus propias plantas de generación. Aunemos la intención de generar más con plantas carboeléctricas y el panorama luce poco halagador.

Falta de continuidad para las subastas

La cancelación de la subasta, según el Jefe de Investigación de América Latina en BloombergNEF, James Ellis, es una señal muy negativa para el mercado. “Independientemente del hecho de que los principios básicos de la reforma están escritos en la constitución, la congelación de políticas específicas, como las subastas y la implementación del mercado de Certificados de Energía Limpia (CEL), reducirá drásticamente el desarrollo de las Energías Renovables y, en particular, la energía solar a gran escala a corto plazo,” dijo él en unas declaraciones proporcionadas a pv magazine. Según Ellis, la energía solar ha sido el mayor beneficiario de las subastas de México, ya que contribuyó a abrir sector energético.

El 2018, fue el primer año en el que se encargó más energía solar que eólica en México y esto se puede atribuir directamente a las subastas, en las que la energía solar se aseguró el 70 por ciento de la capacidad asignada. “Casi el 90 por ciento de las adiciones de capacidad de Energías Renovables comisionadas en 2018 fueron proyectos de subasta y casi el 80 por ciento de los proyectos de energía solar encargados el año pasado,” subrayó Ellis, el cual dijo también que el volumen de los proyectos con fechas de entrega previstas para este año es igualmente alto. “Si bien podemos esperar que los proyectos que ya se adjudicaron PPA a largo plazo continuarán progresando, la falta de continuidad para las subastas significará una inversión considerablemente menor y una diminución de capacidad para la cartera de proyectos con fecha de entrega posterior a 2020”, explicó.

Ellis está convencido también que la cancelación de la subasta probablemente pesará mucho en el desarrollo hasta que no haya una mayor claridad. “La política energética de AMLO sigue siendo un signo de interrogación, pero su inclinación parece ser enfatizar las entidades estatales, a expensas de la liberalización del mercado,” dijo. A pesar de tener México el objetivo de generar el 35 por ciento de energía de fuentes limpias para el año 2024, las empresas mexicanas compraron una cantidad relativamente pequeña de energía limpia en 2018 y menor que en 2017 y, según Ellis, las empresas están esperando antes de aprobar nuevas compras de energía limpia. “Es difícil ver cómo el último movimiento para cancelar la subasta mejorará esto,” dijo también.

Éxito parcial del mercado de CEL

Si bien esto podría eventualmente resultar en una mayor adquisición corporativa, mucho dependerá del destino del mercado de CEL y de los objetivos más amplios de Energías Renovables establecidos en la administración anterior: México tiene el mandato de generar el 35 por ciento de energía de fuentes limpias para el año 2024, un requisito que se aplica a todos los principales compradores de energía. Vale la pena señalar que la reforma no ha logrado catalizar las adquisiciones corporativas a las tasas que muchos esperaban, y gran parte de esto está relacionado con la incertidumbre con un nuevo presidente en funciones. Las empresas en México compraron una cantidad relativamente pequeña de energía limpia en 2018 y menos que en 2017. Las empresas están esperando antes de aprobar nuevas compras de energía limpia. Es difícil ver cómo el último movimiento para cancelar la subasta mejorará esto. Él cree, ademas, que existe un potencial para la energía solar a gran escala en el mercado mayorista, lo que podría reducir los altos precios de la energía de México a través del efecto de orden de mérito, pero las empresas vacilan en invertir en activos “merchant” en un mercado muy regulado.

¿Qué pasará después de 2020?

Maria Chea analista para las Américas de IHS Markit cree también que la cancelación de la subasta haya generado un efecto negativo sobre el mercado. “La cancelación de la 4ta subasta no afecta el cronograma de los proyectos licitados anteriormente, pero nubla la visibilidad de la nueva generación renovable después de 2020,” comentó ella. “La subasta cancelada representa una posible pérdida de más de 1 GW de fotovoltaica que podría haberse adjudicado, y deja poca esperanza para futuras subastas a lo largo del mandato de López Obrador,” agregó.

¿Los PPA’s son una alternativa concreta?

Según ella, además, los PPAs bilaterales podrían representar una alternativa para los grandes proyectos fotovoltaicos. “Los PPA’s, aunque actualmente limitados, estaban presentes antes de la Reforma Energética de 2013, y han estado ganando impulso después de la reforma,” djio. Chea citó el PPA a largo plazo de la francesa Engie con el productor de acero Gerdau Corsa para una instalación fotovoltaica de 130 MW, así como un proyecto fotovoltaico de 35 MW que alimenta a Farmacias del Ahorro del Fondo Balam, como casos de éxitos. Sin embargo, según ella, esos contratos no serán suficientes para reemplazar la cartera de proyectos que podría haberse creado con otras subastas. Otro empuje a la generación solar de gran tamaño podría venir también del mercado mayorista. “Los desarrolladores e inversionistas también pueden optar por participar en el mercado spot y, dado los precios de las licitaciones anteriores, es una opción atractiva. Sin embargo, existen riesgos inevitables asociados con esta estrategia, como vimos en el caso de Chile,” dijo ella. Por quien no conoce el caso chileno, se trató de varios proyectos FV merchants en el norte de país que acabaron con fuertes pérdidas debido a una caída del precio spot de la eletricidad en la zona norte del país, en que había sobrecapacidad, y que no está interconectada con las regiones centrales y sureñas del país. Hay varias coincidencias son el sistema eléctrico mexicano.

Unos 15 GW de nueva potencia fotovoltaica entre 2020 y 2024

Manan Parikh, analista para Estados Unidos en Wood Mackenzie, cree que se desplegarán 15 GW adicionales de capacidad fotovoltaica en el período 2020-2024, con una capacidad acumulada de 20 GW al final del período. “A pesar de la reciente cancelación de la 4ta subasta de energía, los contratos existentes adjudicados en las licitaciones anteriores se respetarán, según las primeras declaraciones de la administración de AMLO”, dijo a pv magazine. Por otro lado, el acceso a la financiación ha mejorado constantemente en los últimos años y la mayoría de los proyectos adjudicados no tendrán problemas para ver la luz del día, continuó. “Soy un poco escéptico sobre un mayor crecimiento después de 2021, lo que no significa que veremos una desaceleración o que el mercado desaparezca”. Es solo que ahora es difícil comprender qué podría pasar, ya que lo que el gobierno dijo hasta el momento no es suficiente para hacer esta proyección a largo plazo “, explicó. Parikh también encuentra, por otro lado, que el segmento de los PPA’s bilaterales puede proporcionar parte del crecimiento faltante causado por la posible falta de subastas. “No creo que pueda ser una compensación de uno a uno, pero estoy convencido de que eventualmente podría llevar a un mercado más sostenible”, afirmó.

Hacia un mercado más sostenible

Según él, de hecho, los precios vistos en subastas anteriores, y especialmente en la última, no son sostenibles, o sostenibles sólo para grandes jugadores como Enel, Engie u otras grandes “utilities”. El segmento de los PPA’s privados ya está dando importantes negocios, y los operadores involucrados pueden tener un mejor sentido del mercado. “Tal vez veamos proyectos que ofrezcan precios ligeramente más bajos que los precios nodales, y no los precios récord observados en la subasta, pero esto probablemente llevará a un entorno empresarial más estable, lo que resultaría en un crecimiento constante”, dijo. Cuando se le preguntó sobre el potencial de la energía solar a gran escala para el mercado mayorita, Parikh dijo que ahora es difícil percibir qué puede ofrecer este escenario. “Hay un par de proyectos en el mercado spot, pero la infraestructura de transmisión y distribución actual no está diseñada adecuadamente para este tipo de negocio”, dijo. “Quizás solo en combinación con las PPA bilaterales, el mercado spot sea una opción concreta a corto plazo.”