Noticias de EE. UU.

Share

La empresa estadounidense Vistra Energy está planeando un proyecto solar de 200 MW combinado con un sistema de almacenamiento de 10 MW y 42 MWh en Texas.

La compañía dijo que las baterías se pueden cargar durante períodos de precios más bajos durante la noche, y que se pueden descargan por la mañana, cuando los precios son más altos.

Vistra Energy, además, sugiere que la instalación de almacenamiento de energía se utilizará para reforzar la capacidad que brinda la planta de energía solar. La presentación del proyecto hecha por la misma compañía también sugiere que el proyecto sea elegible para el Crédito Fiscal de Inversión (el Investment Tax Credit, que representa el incentivo principal de EE.UU.) para la energía solar.

El productor chino de polisilicio y paneles solares GCL Poly ha anunciado haberse asegurado un contrato para una planta solar de 110 MW (DC) en Brighton, Colorado, de la cooperativa eléctrica Intermountain Rural Electric Association (IREA). IREA comprará la energía de este proyecto en un plazo inicial de 10 años, con opciones para tres extensiones de cinco años cada una. La granja solar está programada para conectarse a la red en 2020. Se prevé que los dos proyectos generen más de $ 8 millones en varios impuestos locales.

El sitio está compuesto por dos instalaciones separadas con la misma interconexión. El proyecto total, incluidos los sitios norte y sur, comprenderá 332,000 paneles solares. Los diseños de sitios de GCL tienen en cuenta el modelo GCL-P6 / 72 H30 330W, pero ese modelo no figuraba entre sus paneles estándar. La compañía también planea usar los inversores TMEIC de 2.5 MW-CA.

Mientras tanto, las autoridades comerciales de Estados Unidos están examinando la posibilidad de introducir nuevos aranceles antidumping a los productos solares chinos.

Una nueva lista de productos, que de hecho incluye células y módulos fotovoltaicos, será analizada por el Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR). Esto significa que estas células y módulos se encuentran entre los productos que se revisarán y, si se aprueban, estarán sujetos a aranceles del 25 %.

Según confirmó el experto en comercio John Smirnow, estos aranceles se sumarían a los impuestos antidumping y antisubvenciones impuestos a las células chinas y luego a las células y módulos chinos en 2012 y 2014.

Sin embargo, no está claro dónde caerá este golpe. Gracias en gran parte a estos aranceles y la posterior construcción de fábricas en el sudeste asiático por parte de fabricantes FV chinos, las células y los módulos chinos representaron solo el 11 % de las importaciones solares de EE. UU. en los primeros 11 meses de 2017.

Además, aún no está claro si alguna de las fábricas de módulos planeadas para Estados Unidos usará células importadas de China.