Noticias de América Central

Share

La semana pasada, la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) de Panamá propuso aplicar un cargo por el uso de la red eléctrica a los clientes que se autobastecen de energía por medio de fuentes renovables como la solar.

Sin embargo, después de muchas protestas por parte de empresas y clientes, la ASEP se vio obligada a retirar su propuesta. Debido a este rechazo popular que generó la propuesta, la institución mencionó que excluiría la tasa del régimen tarifario, pero insistió en que habrá un plazo de 60 días para recibir comentarios sobre este tema.

La propuesta surgió en el marco de la revisión tarifaria de las distribuidoras ENSA y Edemet Edechi (Unión Fenosa), que se aplicará durante el periodo 2022-2026. No obstante, la prensa local se muestra escéptica y piensa que el debate podría reabrirse en un futuro próximo.

Mientras tanto, en El Salvador el Consejo Nacional de Energía (CNE) ha lanzado una nueva subasta para seleccionar pequeñas centrales solares y proyectos de biogás.

Según el regulador salvadoreño, se asignarán alrededor de 28 MW de capacidad de generación de energía a través de la subasta. Proyectos solares de hasta 2 MW y proyectos de biogás que no excedan 1 MW de tamaño tendrán derecho a participar. Se aceptarán tanto proyectos de parques solares como de instalaciones sobre tejado.

En total, el CNE espera asignar 20 proyectos fotovoltaicos y 8 proyectos de biogás, y otorgar PPAs de 15 años para cada uno de ellos.

Las plantas de energía seleccionadas deberán comenzar las operaciones comerciales entre 2020 o 2021. La electricidad se venderá a la distribuidora local Delsur.