La CRE publica la convocatoria de la cuarta subasta eléctrica de largo plazo

Share

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) y el el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) han publicado la convocatoria de la Cuarta Subasta Eléctrica de Largo Plazo.

Según informa el gobierno mexicano en un comunicado, esta será la primera subasta a cargo de la CRE, mientras que en los tres años anteriores las subastas se llevaron a cabo por la Secretaría de Energía (SENER).

El certamen, que se resuelve en noviembre, está abierto a distintas tecnologías llamadas limpias, entre ellas la fotovoltaica. En él, se subastan los productos de energía eléctrica acumulable, certificados de energías limpias (CEL) y potencia. La fecha de entrada de operación estándar de los proyectos ganadores se ha fijado en el primero de enero de 2021.

El director general del CENACE, Eduardo Meraz Ateca, dijo que se estima inyectar 13.000 MW adicionales de generación y 38 TWh de energía limpia para el año 2021.

La Tercera Subasta Eléctrica de Largo Plazo de 2017, que se celebró en noviembre del año pasado, la solar alcanzó un récord mundial de precio medio de 20,57 dólares estadounidenses por MWh. Según el CENACE, el 55 % de la energía contratada y el 58,3 % de los certificados de energía limpia correspondían a energía la solar. Esto quiere decir una energía superior a 3 millones de MWh / año, con una capacidad de planta estimada de más de 1.323 MW y una inversión superior a los mil millones de dólares.

En las dos anteriores subastas del país que incluían la solar, que se llevaron a cabo entre 2016 y 2017, se seleccionaron proyectos fotovoltaicos con una capacidad combinada de 3,6 GW. En ambas licitaciones, se otorgaron alrededor de 1,8 GW de contratos para proyectos de energía solar. En la primera subasta, el precio promedio final de la energía solar fue de $ 44,9 / MWh, mientras que el precio medio de la segunda licitación fue de $ 31,7 / MWh.

El esquema de CELs de México, que se introdujo con la reforma energética, entrará en vigor en enero de 2018. Se han introducido requisitos de energía limpia tanto para proveedores como para grandes consumidores, a partir de 2018 con un requerimiento del 5 %. En 2019, la cuota aumentará al 5,8 %. Además, el gobierno mexicano tiene la intención de aumentar el porcentaje de certificados de energía limpia que cubren la compra de energía por proveedores de energía locales y clientes industriales al 7,4 % en 2020, 10,9 % en 2021 y 13,9 % en 2022.