El Bajío, la Manufactura y lo Fotovoltaico

Barrio de la Cruz, Santiago de Querétaro

Share

Durante el 2017, el PIB de esta industria creció 3.4 por ciento, siendo los estados de Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato y Querétaro las “Joyas de la Corona” por su desarrollo dentro de este sector industrial.

Y si este índice macroeconómico se registró al cierre del 2017, las perspectivas de crecimiento para el 2018, en cuanto al desarrollo económico de cada una de esas entidades es más que alentador.

De acuerdo con reportes de prospectiva económica de firmas como Citibanamex, Aguascalientes crecerá 5.6 por ciento en su PIB estatal; Querétaro lo hará en un 4.9 por ciento; San Luis Potosí en 4.2 por ciento y Guanajuato en 4.3 por ciento, todos muy por arriba del PIB nacional que según el Banco de México será del 2.3 por ciento.

Pues justo para esa zona industrializada del país donde se vislumbra este pronóstico, la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex) y el Clúster de Energía del Bajío firmaron un convenio de colaboración para estimular el ya de por si pujante desarrollo del mercado de la energía fotovoltaica de esa región.

Uno de los objetivos de este acuerdo es dar forma a un corredor solar que inicie en Querétaro que recorra San Luis Potosí y Guanajuato hasta llegar a Aguascalientes. El impulso mayor en esta primera etapa del convenio recaerá en cubrir con infraestructura fotovoltaica los dos estados con mayor crecimiento en su PIB estatal para este 2018.

Héctor Olea, presidente de Asolmex, considera que el Bajío podría contar con una capacidad instalada de más de dos mil MW en los próximos cinco años, por tal motivo, la coordinación de esfuerzos entre los diversos actores de la industria fotovoltaica es básica para alcanzar esa capacidad señalada.

De continuar con los planes de crecimiento de la generación de energía vía solar, Asolmex prevé que para el 2024, el 11 por ciento de la generación total del sistema eléctrico sea aporte fotovoltaico.