Chihuahua y Zaragoza, España, se unen contra el cambio climático

Share

La secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología del Gobierno del Estado de Chihuahua, Cecilia Olague, y la directora de Desarrollo Económico y Turismo del Ayuntamiento de Chihuahua, María Granados, junto a una delegación de empresarios, encabezados por el presidente de Desarrollo Económico del Estado de Chihuahua, Sergio Ochoa, se reunieron ayer, 2 de mayo, con el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve en el marco de la convocatoria Cooperación Urbana Internacional, que pone en relación a 20 ciudades europeas y del continente norteamericano para cooperar en proyectos de desarrollo y mejora de la condiciones de vida de los ciudadanos.

El programa se ha creado con el objetivo de permitir a las ciudades de diferentes regiones del mundo unir y compartir soluciones a problemas comunes. Es parte de una estrategia a largo plazo de la Unión Europea para fomentar el desarrollo urbano sostenible en cooperación con los sectores público y privado, los grupos comunitarios y la ciudadanía en general.

Zaragoza se ha emparejado con Chihuahua para trabajar de forma conjunta en proyectos relacionados con la movilidad urbana sostenible. La iniciativa se enmarca en la estrategia de promoción de la capital aragonesa en Iberoamérica tras hacerse con la Vicepresidencia de la red más importante de este ámbito que es el Centro Iberoamericano de Desarrollo Estratégico Urbano (CIDEU).

Las delegaciones conocerán la planificación y gestión estratégica urbana de la capital de Aragón a través de los sistemas de indicadores de ciudad de Ebrópolis, visitarán los tranvías de Zaragoza, los autobuses híbridos recientemente incorporados a la flota, así como los diferentes modelos eléctricos que van a probarse en la ciudad.

Además, profundizarán en la movilidad sostenible de Zaragoza, a nivel técnico, a través del PEMUS, el Plan Especial de Movilidad Urbana Sostenible, desarrollado de forma participativa.

Las campañas de ahorro de agua y ahorro energético y buenas prácticas han sido otros aspectos importantes que han despertado el interés de cara a esta convocatoria europea. El Ayuntamiento de Zaragoza ha ahorrado, aplicando criterios de buenas prácticas y con un suministro 100 % renovable, 7 millones de euros ($ 8,4 millones) a la ciudad. Si en 2014 el Ayuntamiento pagaba 24 millones de euros al año a las eléctricas, ahora desembolsa 17 millones, 4 millones menos (4,8 millones de dólares). Asimismo, el consistorio continuará en centros cívicos y otros espacios municipales con la colocación de placas fotovoltaicas. Hasta ahora, su instalación en los edificios de vialidad, el pabellón S. XXI, el Cuartel de Policía Local de La Paz y el Parque de Bomberos n.º 1 han permitido dejar de emitir más de 86 toneladas de dióxido de carbono al año.