La industria solar estadounidense pide normas de contenido nacional para apoyar la fabricación

Share

El informe “Inflection Point: The State of U.S. PV Solar Manufacturing & What’s Next” (Punto de inflexión: el estado de la fabricación de energía solar fotovoltaica en EE. UU. y lo que sigue) de SEMA pone de relieve la necesidad de cambios políticos para apoyar aún más la cadena de suministro solar estadounidense.

La Ley de Reducción de la Inflación (IRA) ha motivado a los fabricantes de módulos solares a construir plantas de producción en Estados Unidos. Sin embargo, hay muy pocas fábricas previstas para la producción de lingotes, obleas y células. Esta escasez deja a los fabricantes estadounidenses de módulos solares en deuda con las importaciones, principalmente de China.

“Gracias a los esfuerzos del Congreso y de la Administración, con la Ley de Reducción de la Inflación tenemos la oportunidad de construir una cadena de suministro estadounidense sostenible y fuerte para la energía solar que asegure que nuestro país no dependa de China para este recurso energético crítico”, dijo el director ejecutivo de SEMA, Mike Carr. “Este informe muestra que si realmente queremos un futuro de energía limpia en este país, requeriremos un esfuerzo continuo de todo el gobierno que no permita a nuestros adversarios comerciales descarrilar el esfuerzo de deslocalización”.

El informe señala que China produce la mayor parte del polisilicio y las obleas necesarias para fabricar módulos solares: el 99% de las obleas solares del mundo y más del 80% del polisilicio mundial. La consultora de fabricación fotovoltaica Exawatt, ahora parte de CRU Group, informó de que el único centro notable de producción de lingotes y obleas fuera de China se encuentra en el sudeste asiático, con una capacidad de 35 GW de instalaciones de obleas, que podría ampliarse a 45 GW a finales de 2024.

SEMA considera que la deslocalización de toda la cadena de suministro solar es importante para la seguridad energética y evitar que la industria solar estadounidense sufra interrupciones en la cadena de suministro mundial, como ocurrió durante el apogeo de la pandemia. Además, la deslocalización de toda la cadena de suministro crea puestos de trabajo y garantiza la aplicación de normas laborales más estrictas, así como el uso de métodos de producción más limpios.

La IRA incluye bonificaciones fiscales por contenido nacional; sin embargo, también excluye el origen del polisilicio y las obleas. El informe de SEMA pide a los responsables políticos que establezcan “normas estrictas para obtener bonificaciones fiscales por utilizar contenido nacional y contratación federal, con el fin de incentivar la inversión en las partes de la cadena de suministro de alto valor e intensivas en capital, como la producción de obleas y polisilicio”. Los autores del informe ven necesario aplicar la Ley de Prevención del Trabajo Forzado Uigur y las leyes comerciales antidumping, que consideran necesarias para igualar las condiciones de los productores nacionales.

Además de los cambios políticos y la aplicación de la legislación comercial, SEMA recomienda que el gobierno estadounidense dé ejemplo insistiendo en que los productores de energía a los que el gobierno compre energía deben adquirir módulos solares con componentes fabricados en Estados Unidos.

“Los fabricantes de energía solar en Estados Unidos están funcionando muy por debajo de su pleno potencial porque el gobierno está facilitando una excesiva dependencia de China y no proporciona igualdad de condiciones para ayudar a impulsar la inversión y la innovación”, dijo Carr. “La Ley CHIPS y la IRA cambiaron el juego en las herramientas que proporcionaron a la Administración, pero deben utilizar las herramientas a su pleno efecto para romper el monopolio de China mediante la deslocalización de toda la cadena de suministro solar”.

La cadena de suministro solar estadounidense está en sus primeras fases, con instalaciones de polisilicio actualmente en Michigan, Tennessee y Washington, que según el informe de SEMA podrían producir suficiente polisilicio para fabricar unos 20 GW de productos de silicio cristalino al año. Sin embargo, el país cuenta con pocas instalaciones para fabricar lingotes, obleas y células.

“Estas fases de fabricación son las más intensivas en capital y, sin embargo, las menos incentivadas por las disposiciones de la IRA”, señala el informe.

Con un mayor apoyo a las primeras fases del proceso, los fabricantes estadounidenses de módulos dependerían menos de las importaciones de estos materiales procedentes de empresas chinas.

Junto a Qcells y Norsun, Convalt Energy, que fabrican obleas en Estados Unidos, CubicPV y la india Vikram Solar han anunciado planes para instalarse en el país. No está claro si las fábricas anunciadas llegarán a materializarse o no. El responsable de fotovoltaica de Exawatt, Alex Barrows, se muestra escéptico.

“Creo que tendremos un poco [de capacidad de lingotes y obleas] en Estados Unidos, pero ni de lejos lo que se ha anunciado”, afirma Barrows. “Se han anunciado 35 GW de capacidad para finales de 2026, pero en realidad sospecharía que es más probable que se instalen entre 15 GW y 20 GW”.

Suniva es una empresa que planea comenzar a producir células solares en su planta de Georgia, y Heliene acaba de firmar un contrato de tres años con Suniva, con planes para módulos hechos en Estados Unidos. Suniva está reiniciando una fábrica que dejó inactiva en 2017 cuando se declaró en bancarrota, alegando que no podía competir con las importaciones solares baratas. SolarWorld se unió a Suniva en la presentación de la petición comercial de la Sección 201 que llevó a la administración Trump a imponer aranceles en 2018 a las células y paneles solares importados por un período de cuatro años.

La secretaria del Tesoro de EE. UU., Janet Yellen, visitó recientemente la fábrica de Suniva, uniéndose a SEMA, que pide a la administración Biden que nivele el campo de juego para la industria solar ampliando la definición de lo que constituye contenido nacional para incluir los materiales previos.

“No podemos tener un sector de fabricación solar sostenible en este país hasta que rompamos el monopolio de China en el suministro de obleas, que no da alternativas a los fabricantes de células”, dijo Carr. “Tal y como pretendían los autores de la IRA en el Congreso en cartas recientes, el Tesoro debería romper este monopolio y estimular la fabricación de obleas en EE.UU. perfeccionando sus orientaciones para la prima de contenido nacional de la IRA. Esperamos que lo hagan rápidamente”.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.

Popular content

México y la Inversión Extranjera Directa de los sectores energía y electromovilidad al 1er semestre del 2024
09 julio 2024 Marcelo Ebrard, quien será el titular de la Secretaría de Economía en el gobierno de la virtual Presidenta Electa, Claudia Sheinbaum, da a conocer una...